Estado del Tiempo
ciudad de Córdoba


Viva Córdoba
Córdoba que se enamora
y que escribe en las paredes
Córdoba que se nos cae
Córdoba que se levanta
viva Córdoba
Córdoba que se la aguanta.


Jerónimo Luis de Cabrera



Provincia de Córdoba


Cancionero II
Caballero de ley (vals criollo)

Calle 9 de Julio esquina Rivera Indarte,
corazón elegante de mi docta ciudad
donde late la vida al compás de los gritos
de un lustrín y los versos del cieguito cantor. [ Ver más ]





  EL INTERIOR CORDOBES
 

Córdoba Norteña
Leonor Carunchio Gsell

Río III
Fernando Zabala
El Interior Cordobés: presente 
Fotos y datos de tiendas, cines, lugares de pueblos cordobeses

En Bell Ville había 2 tiendas: una era la de los vascos (Pío Angulo y Rivadavia) y la otra Casa Rosa (Pío Angulo y San Martín). A la tienda de los vascos iba la gente más pudiente, y la segunda tienda era más popular.
Por los años 50 prácticamente no había ropa hecha para comprar, así es que había que acudir a la tienda para comprar las telas. Generalmente en esas tiendas también había zapatería y mercería. Por el año 1927 funcionaba en Córdoba en la esquina de Lavalleja y Manuel Lucero la panadería LA AUTOMATICA de Vallve hermanos, y el pan se repartía en jardineras.
En Alcira Gigena todavía se recuerda la tienda de Los Estrella, allá por los años 20.
La casa Gath y Chavez tenía algo así como su propio carnet de compras. Como ahora las grandes firmas, Gath y Chavez tenia para sus clientes su carnet de compras, obviamente con las respectivas ventajas que tiene el famoso "pertenecer".


"Una de misterio"
por David Picolomini (desde Bell Ville)

Verán ustedes.

No debe hacer muchos años atrás, acertó a instalarse en la ciudad, una joven parejita de profesionales que llegó buscando hacer sus primeras armas, cada uno en su respectiva actividad.

Hospitalaria como siempre, Bell Ville, muy pronto los integró plenamente a sus costumbres cotidianas, atendiendo, claro, al nicho social que los debía albergar.

Ya, desde su llegada, al muchacho, le había impresionado muy favorablemente la particular conformación de las instalaciones del Club de Golf de la Sociedad Italiana local, con su paisaje simétricamente combinado entre lo agreste y autóctono de la flora circundante y el cuidado diseño de su campo de golf, muy apropiado terreno para los amantes del “deporte de los reyes”.

Poco tiempo bast... [ Ver más ]
 Comentarios (2) 

El Ferrocarril de Sacanta

Vivo en un pueblo llamado Sacanta, en la provincia de Córdoba, en donde sólo queda en la estación, un Museo Regional.

Gracias a la traza del paso del ferrocarril mitre, el pueblo se corrió unos pocos kilómetros al sur, y asi desapareció la Plaza Deheza, donde todo funcionaba.
Asi nació Sacanta, a orillas de las vias del tren; ramal Las Rosas-Dean Funes, que a pesar de no funcionar mas, sigue siendo una via importante.

De niño esperaba con ansias el tren de las 22 hs. que venía de Córdoba, me parece percibir aquel olor tan particular, lo veo a don Loyola con la lucecita que meneaba, y aquel papelito que le daba al pasar al maquinista.
Don Martoglio el comisionista con sus bolsos y yo que subía al vagón, para apretar con mi pié el pedal que habría la canilla del agua del lavamanos, y luego me bajaba rápidamente. Hoy queda la Estación solamente, y algunas vías con sus durmientes, como ejemplos de una obra que hoy todavía admiramos.
 Comentarios (1) 

Una respuesta que merodea el retorno a Córdoba.

Después de haber leído el “Pequeño Manual de Abuelos a la antigua” de Nilda Merino, me invadió esa nostalgia que llega cuando los recuerdos nos emocionan, se imponen sobre la realidad actual y -por qué no- nos hacen derramar lágrimas endulzadas por un sentimiento que aflora de muy adentro

Doña Manuelita Montoya era mi abuela materna.
Vivió toda su larga vida en San Marcos Sierras, en la provincia de Córdoba.
Actualmente, el pueblo tiene en su centro urbano no más de 500 habitantes estables.
La capilla tiene en el frente la inscripción: “1734”, que indica que fue construida dos años después de la fundación (1732). Al finalizar las clases, mi madre me llevaba allí “a pasar las vacaciones”.

La gente del lugar se enteraba que yo había llegado porque... [ Ver más ]
 Comentarios (2) 

El hombre que "escuchó" al Interior Cordobés

Para ser serios y honestos al decir "El Interior Cordobés", es imprescindible remitirnos a la obra -lamentablemente casi imposible de conseguir- de Julio Viggiano Esaín.
¿Quién fue?
Julio Viggiano Esaín fue, ante todo, un auténtico bohemio cordobés.
Fue investigador folclórico y musicólogo, profesor de folklore de la escuela Garzón Agulla, redactor de "Los Principios", por mencionar solamente algo de este hombre, quien realizó una tarea que, me animo a decir, nadie realizó hasta ahora, de RECOPILACIÓN del verdadero saber popular del interior cordobés. Y del interior del interior cordobés también.
Julio Viggiano Esaín SIEMPRE vivió en el interior de Córdoba.
Su vida se basó en observar, escuchar y anotar todo lo que la gente más sencilla, más común, más "cordobesa" del interior provincial, hablaba.
Lo de Esaín es un frondoso trabajo de RECOPILACIÓN del "decir" de la gente modesta del interior de la provincia de Córdoba.
Esaín recogió -haciendo literalmente un magnífico "trabajo de campo"- de cada pueblito cordobés, el canto, los decires, los refranes, las serenatas, los saludos, las despedidas, las relaciones, las supersticiones, y todo el "hablar" de las personas del interior, y anotaba con exactitud y rigurosidad científica la fuente de donde extraía su "material de trabajo".

Dejale una lágrima a Bell Ville

Por Aníbal Galetto
  Parque Tau- Bell Ville- Cba.  
En los viejos y sucios vestidos negros de la Pola,
en la caja de lustrín de Chingolera,
en el viejo TAXI de Tunin,
en el motor imaginario del camión de Tito,
DEJALE UNA LAGRIMA A BELL VILLE!


Trépala al viejo molino de El Rosedal,
que entre “colada” al baile del Prado Español,
llévala de recalada a la Querencia, pero...
déjale una lágrima a Bell Ville.

Deposítala en la colonial casa de los Sanmartino Araya,
que se oculte entre la blanca barba de Don Artemio o
que juegue en la paleta de Henry, pero....
Déjale una lágrima a Bell Ville!

Conviértela en náufrago de la ... [ Ver más ]
 Comentarios (8) 

ESPERAMOS TU MAIL CON HISTORIAS DE TU PUEBLO.

El pueblito más pequeño de Córdoba.

 Un tercio de las 426 poblaciones de la provincia de Córdoba, tiene menos de 500 habitantes.
Algunas pelean para no irse al descenso (están peor que el club Talleres).
Pero otras crecen. Y cada una es un mundo y un desafío para la prestación de los servicios públicos.
Los números hablan: 155 de los 426 conglomerados humanos registrados en Córdoba (el 36 por ciento del total) tienen menos de 500 habitantes.
Y en 45 de ellos los vecinos del área urbana no llegan a 100.
Es decir, en cada uno de estos pueblos, alcanzarían las casas de una manzana para albergar a toda la población.
Así, Villa Los Patos es una postal de pulcritud, pese a tener apenas 16 habitantes y ser el pueblo más pequeño de la provincia, título que detenta desde el censo del año pasado.
Sus edificios públicos y casas lucen como recién pintadas, y la única calle de la traza urbana está arbolada y sus canteros, ornamentados con plantas florales.
Cuenta además con casi todos los servicios.
Tiene una escuela primaria, un club social y deportivo con 70 socios activos, edificio comunal propio, una capilla, y un flamante dispensario.

 Comentarios (1) 
Dominios - Dominios y Hosting
guia de blogs
Portal Bioceánico  de Argentina - Mapa del portal -
Directorio Webs

nodomutante directorio de cultura planetaria

http://www.todocasarural.com
JTEZ9XNM849Y
Arriba